Materiales para el desarrollo de la "Inteligencia Naturalista".


Lupa y pinzas. Observación, comparación, investigación, clasificación, precisión manual, manipulación,etc...


      La inteligencia naturalista se define como la sensibilidad y la comprensión del mundo natural y se localiza en nuestro hemisferio derecho. El objetivo para desarrollar esta inteligencia en los niños y niñas es que aprendan a observar y descubrir el mundo que les rodea a través de la vista, el oído, el tacto, el gusto y el olfato.

     Las estrategias básicas de esta inteligencia son la observación y la clasificación, por ese motivo idearemos actividades en las que podamos poner en práctica estas estrategias. Por ejemplo:

     - Generar actitudes positivas para la protección del medio ambiente.

     - Asociar plantas y frutos a cada estación del año.

     - Paseos de aprendizaje (camino al parque), árboles, plantas, estaciones del año, etc.

     - El cuidado y respeto a los animales.

     - El cuidado de nuestro entorno (reciclaje).

     - Estimular al niño para descubrir el mundo animal observando animales y plantas.

 

     En general el desarrollo del pensamiento naturalista tiene una gran importancia y no está restringido a las asignaturas de Ciencias Naturales. Podemos trabajarlo en todas las áreas, de hecho esa es la esencia del trabajo por inteligencias, implicarlas en todas las áreas y no identificarlas como asignaturas.