Estimulación sensorial y táctil.


     Con materiales de diferentes texturas, colores y formas.

     El sentido táctil se estimula en todas sus formas;  las texturas a través de tablillas y rugosidades, el sentido térmico por medio de  botellas con agua de diferentes temperaturas  y la percepción de las formas mediante  maderas, gomas, etc. Además se trabaja la propiocepción  mediante balanceos en hamacas y pelotas de diferentes tamaños.


     Educar los sentidos es el comienzo de la inteligencia, lo que realmente se busca, es aislar cualidades muy definidas como colores, texturas, peso, forma, sonido, tamaño, olor, etc,    para darle la habilidad al niño de entender lo que está percibiendo y al al final logran distinguir, categorizar y relacionar la impresión con otras que ha recibido previamente.

     Pero, no solo se busca educar el tacto sino todos los demás sentidos, desde que el niño nace hasta los 6 años, esto potencia la inteligencia del los niños ya que les permite entender mejor el mundo que les rodea.