Estimulación sensorial y táctil.


Con materiales de diferentes texturas, colores y formas. Moldear plastilina, pinturas de dedos, elementos de la naturaleza como hierba, arena, hojas, paja, piedras, agua. Esconder objetos en arroz o arena para ser encontrados, etc.


     La estimulación táctil es muy importante en los bebés y niños pequeños, porque mientras que el resto de sus sentidos aún seguirán desarrollándose durante varios meses más para llegar a su plenitud, el del tacto está listo desde un principio. Como el mundo entero está lleno de texturas, ellos aprenden a través de sus sentidos e investigan con su sentido del tacto. Por lo tanto, las primeras sensaciones táctiles serán las más importantes e intensas. 

     Hay muchos juguetes y actividades que hacen hincapié en el sentido del tacto y la exploración sensorial. Aunque un niño puede concentrarse en el sentido del tacto con un juguete táctil, todavía está usando otros sentidos mientras observa y juega con un objeto.

     La estimulación táctil consiste en una serie de actividades, a modo de juegos con el bebé, para que éste pueda percibir diferentes tipos de sensaciones al tacto. Ésta pretende tonificar y expandir este sentido, que a su vez, estimula las neuronas y a las conexiones entre ellas para un buen desarrollo motor y psicoemocional del niño. La estimulación táctil, aparte de beneficiar al desarrollo intelectual del bebé, ayuda a que vaya reconociendo su mundo.