Estimulación auditiva y musicoterapia.


Mediante música de diferentes tipos en función del momento, canciones, sonidos de la naturaleza y sonidos del cuerpo humano.


     Entonar canciones a los bebés, incluso antes de haber nacido, y escuchar música con ellos, además de producir cambios a nivel fisiológico (ritmo cerebral, circulación, respiración, digestión, metabolismo, tono muscular, sistema inmunológico o actividad neuronal), desarrolla un fuerte vínculo afectivo, que estimula su inteligencia emocional.

     Trabajaremos la discriminación auditiva identificando sonidos tanto de la naturaleza como de la vida cotidiana e incluso de nuestro propio cuerpo.

     Que los niños escuchen música hace también que desarrollen el sentido del ritmo, explorando su cuerpo y los sonidos de su alrededor. Cantarle y hacer gestos con canciones hará que además de despertar su sentido auditivo y musical se divierta y se lo pase en grande jugando.